jump to navigation

Un montaje gigante julio 8, 2007

Posted by jpgarnham in Cristina Birrell, Noticias de 2007, Trabajo final.
trackback

Durante enero de este año, la ciudad de Santiago presenció el montaje de la Pequeña Gigante. Se buscaba contar una historia a la ciudad completa y costó mucho trabajo lograr este objetivo. Los resultados se vieron en un público diverso y emocionado.
Por Cristina Birrell

Luego de un año de planificación y organización, la compañía de teatro callejero francesa Royal de Luxe aterrizó en Chile. Dos marionetas gigantes formaban parte de su equipaje y eran los personajes principales del proyecto que se venía a presentar. Luego de un arduo, organizado y meticuloso trabajo en equipo, se le pudo contar una historia a toda una ciudad.
Entre los días 26 y 28 de enero de este año, como cierre del Festival Internacional de Teatro de la compañía Santiago a Mil, una muñeca gigante deambuló por nuestras calles manejada por un grupo de 70 personas, los “Liliputienses”. Fue la primera vez que el teatro callejero llegaba a tan grande escala en nuestro país.
El evento fue organizado por la compañía Santiago a Mil, la Embajada de Francia en Chile y la Municipalidad de Santiago. El montaje tuvo su impulso en la buena relación que mantiene la Embajada con el director de la compañía francesa, Jean Luc Courcoult. Este venía por quinta vez a Chile, con el objetivo de dejar una verdadera huella en nuestra ciudad.
Desde la perspectiva de los espectadores, el espectáculo sí marcó un hito. A medida que pasaban los días, cada vez más personas se reunían a observar a la muñeca. “Nunca habíamos podido ver algo así. La niña era preciosa, fue maravilloso ver la historia y sentir que era real”, comenta Elizabeth Ibáñez, quien la pudo seguir en todo su recorrido.
Sin embargo, fuera de lo bonito y llamativo que puede ser un montaje de esta envergadura, existe un arduo y a momentos complicado trabajo para que todo funcione. Armar y poner en funcionamiento a la Pequeña Gigante requirió de muchos días de organización y acoplamiento de los diversos grupos que participaron del proyecto.
Por una parte se tuvo que preparar a la ciudad para la llegada de la marioneta y el paquidermo que venía con ella. Max Narr, productor de Santiago a Mil, cuenta que éste ha sido el trabajo más engorroso durante un festival. “Santiago es una ciudad con grandes inconvenientes como el cableado sobre suelo y la estrechez de las calles, por lo que hubo que modificar el recorrido de la niña varias veces”.
Además se tuvieron que poner en contacto muchas instituciones que debieron trabajar en conjunto. Carabineros de Chile, la Intendencia Metropolitana, Fuerzas Especiales de Carabineros, Metro de Santiago y la empresa Chilectra, tuvieron un papel fundamental en el proceso.
La Embajada Francesa se involucró mucho en el proyecto. Loreto Araya, coordinadora artística del Instituto Chileno-Francés, cuenta cómo vivió estos días. “Fue un trabajo de relojería. Además de cortar cables, cortar el tránsito, medir alturas, trabajar con calculistas e ingenieros, hubo que coordinar que mientras la niña se movilizaba, se fuera desarmando la escenografía anterior. Controlar al público, velar porque no pasara nada… ¡uffff!, fue toda una hazaña”.
Loreto y Max dedicaron largos meses a planificar la puesta en escena y ambos reconocen que valió la pena toda la dedicación. El montaje llamó la atención de cerca de 90.000 personas, y causó revuelo en la prensa nacional e internacional. “Los noticiaros cubrían la noticia como si fuera un hecho real, buscaban al rinoceronte y mostraban los desmanes que éste había provocado como una tragedia”, comenta Loreto.
La historia consistía en que la Pequeña Gigante iba en búsqueda de un rinoceronte que había escapado de África y que asustado en nuestra ciudad -a la cual llega por vías subterráneas- comenzó a causar destrozos. La misma Presidenta Bachelet fue parte de la obra y fue ella quien le dio la orden a la muñeca para que comenzara su recorrido.
Visitó lugares como la Plaza Prat frente al Mercado Central, La Plaza Fray Andrecito, la Plaza de Armas, y la Plaza de la Constitución. Realizó distintas actividades que le otorgaron realidad a su armazón. Se duchó, bailó e incluso su pecho se hinchaba y deshinchaba mientras ella dormía. “Tonos orientales, grillos mientras ella dormía y diversas melodías estaban siempre sonando. La gente se animaba con cada dote que la muñeca mostraba”, describe Nicolás Yuraszeck, uno de los espectadores.
Un detalle que destacó en el montaje, fue la gran cantidad de minusválidos que salieron a la calle. Loreto Araya cuenta que Jean Luc Courcoult supo prever esto y asignó espacios especiales a los discapacitados. “Uno nunca ve tanta gente en silla de ruedas en la calle. Por fin un montaje que incluyó a todas las personas sin distinción de ningún tipo.”
Las cosas salieron como se habían planificado. “La misma compañía francesa quedó impresionada. Habían visto grandes masas de personas expectantes, pero aquí les impactó el fervor de la gente. Las personas se apropiaron de la marioneta, sentían que era suya y a la vez que era de todos”, cuenta Max Narr. Elizabeth Ibáñez, recalca que le impresionó el gran merchandising que se desató. “Vendían chapitas, cintillos, poleras, y la gente compraba y compraba de recuerdo. Le habían agarrado cariño”.
Finalmente el meticuloso trabajo de todos quienes participaron se notó, y la Pequeña Gigante se lució por las calles de Santiago. “Nunca me imaginé que tanta gente iba a llegar, ni tanto éxito. Fue la recompensa más gratificante”, explica Loreto, que dice que la niña pasó a ser como una hija para todos quienes ayudaron a que ella cobrara vida en nuestra ciudad.

About these ads

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: