jump to navigation

El Castigador abril 13, 2007

Posted by jpgarnham in Bárbara Benquis, Escena.
trackback

Se identifica con la ideología Nazi y su objetivo es barrer con la mala raza, nacionalizando la lucha libre. Es por esto que está dispuesto a golpear a cualquiera para demostrar que es el mejor: sí, a cualquiera.
Por Bárbara Benquis

«Con gran definición, les presento al nuevo Castigador», dice el animador, mientras baja una bandera con un signo nazi. Los gritos y aplausos resuenan en el teatro de más de cien años de antigüedad.
Llega un hombre de un metro noventa, con el pelo al ras, pantalones camuflados y una svástica en el brazo. Saluda al público con el brazo derecho alzado y la mano levemente inclinada, tal como lo hacía Hitler. Sube al cuadrilátero ubicado en el medio de la sala. La gente aplaude sin cesar. Algunos empuñan sus manos levantando los dedos índice y meñique, gritando: «Wowwwww».


De pronto, aparece un hombre vestido con traje oscuro, corbata y zapatos de vestir. Da unas vueltas saludando a la gente que lo pifea. En sus manos trae una camisa perfectamente doblada. Sube al ring saltando por sobre los elásticos. Se arrodilla y baja la cabeza, estira los brazos con la camisa en sus manos. El Castigador está en frente. Su cara comienza a transformarse, arruga la nariz y baja las cejas.
«Pelea po hueón», dice, pegándole dos manotazos en la cabeza a Lito. Él suelta la camisa para agarrar a su contendor por atrás de ambos codos, pero el castigador da una voltereta en el aire dejando a Lito en el suelo. El árbitro se acerca y grita: «Uno, dos…», dando palmaditas en el suelo. Lito alcanza a levantarse, arrincona contra el resorte a Castigador mientras le da certeras patadas en la entrepierna y se escuchan diversas voces masculinas provenientes desde el público que gritan: «Ohh» y «auchh».
Los golpes, patadas y volteretas se repiten a lo largo de la lucha, sin que ninguno consiga dar el golpe de gracia. Hasta que por fin Castigador noquea a Lito. Mientras este yace en el suelo Castigador sube a los elásticos para hacer el «fuhrer bomb», una plancha suicida típica para rematar la pelea, pero el árbitro sostiene del pie a Lito impidiendo el movimiento.
En ese instante el Castigador se enfurece y empieza a golpear al juez. Le pega un combo y dos patadas en la cara. El juez, con una mueca de dolor, le hace una seña con el brazo y lo expulsa. El juez y Lito salen abrazados y cojeando. El Castigador se va molesto, antes de bajar del ring, declara: «Soy una máquina castigadora».

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: