jump to navigation

Una argentina re fashion agosto 23, 2007

Posted by jpgarnham in Antonia Krebs, Imitación de registro.
trackback

Teresita Bledel se vino en septiembre del año pasado a vivir a Chile. Mientras pasea por la calle Rosas en busca de elementos para elaborar collares, relata sus impresiones de Santiago.
Por Antonia Krebs
Teresita se pasea por la calle Rosas atenta a las vitrinas repletas de mostacillas, cintas, broches  y encajes de miles de colores. Cuando aún vivía en Buenos Aires aprendió a fabricar collares, aros y todo tipo de accesorios (“bijou” los llama ella), por lo que Rosas se ha transformado en uno de sus lugares más frecuentados en Santiago. Tiene puestos unos enormes anteojos de sol, una jardinera muy ajustada, y los tacos de sus zapatos de charol rojo suenan a cada paso que da.
Su modo de vestir no pasa desapercibido entre los santiaguinos, a diferencia de lo que ocurre entre los bonaerenses, y ella está consciente de esto. “Las chicas acá en Chile se visten re fomes; nadie se atreve a usar cosas diferentes. A mí me carga estar igual al resto, me gusta vestirme más canchera”.
Teresita se vino a vivir a Santiago con su familia durante dos años, cuando estaba todavía en el colegio. A sus veintidós años volvió a Chile con su novio, quién consiguió trabajo en Santiago hace casi un año. Dejó sus estudios de diseño en Buenos Aires y en Chile se dedica a vender las joyas que ella misma fabrica.
La transandina ha retomado muchas de las amistades que hizo durante el colegio, y se siente muy feliz entre los chilenos. “De Santiago me gusta que todos se conocen, vos vas a una fiesta y sabés quienes van a ir, en Argentina olvidáte, son tantas las personas que es imposible conocer a alguien”, concluye mientras trata de decidir cuántas mostacillas de cada color va a llevar.
No le importa la contaminación de la capital chilena, pero lo que sí le molesta es el Transantiago. “En Buenos Aires jamás pasan las micros llenas como acá, el sistema de transportes es bárbaro”, asegura Teresita con impaciencia mientras se sube con varias bolsas a la micro abarrotada de gente, de vuelta a su departamento.

Comentarios»

1. Sebastián Lehuedé - agosto 27, 2007

Te quedó muy bien la caracterización del personaje. Describiendo cómo se viste ya me dijiste muchísimo sobre ella. Me la imaginé perfectamente con sus zapatos de charol rojo subiendo a una micro y alegando con ese desagradable tonito argentino.
El único problema está en el párrafo donde cuenstas su historia. Puede que sea porque cambias demasiado brusco la velocidad de la narración.
Saludos.

2. Macarena M. - agosto 28, 2007

Me gustó mucho. La historia, a pesar de ser sencilla, está redactada de tal manera que la hace interesante y dan ganas de seguir leyendo.
Lo que más me gustó fue la descipción de los lugares (la calle rosas, las vitrinas de los locales con venden mostasillas, cuando describe su vestuario, los zapatos….) Da ambiente a la historia, especialmente en el lead, eso mismo lo hace llamativo e invita a seguir leyendo.

3. Laura Vicente - septiembre 5, 2007

Me parece muy atractivo el título y también el lead. Al igual que mis compañeros, me dan ganas de seguir leyendo el cuerpo. La descripción del personaje está muy lograda, puesto que consigues que nos hagamos una imagen mental de ella. Por otro lado, el personaje que elejiste me parece muy acertado.
Saludos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: