jump to navigation

Un accidente en la soledad octubre 3, 2007

Posted by jpgarnham in Estructura dramática, Macarena Maldonado.
trackback

Hace tres años casi pierde su pierna izquierda, pero nada es más terrible como lo que está perdiendo hoy: el amor de su hijo.
Por Macarena Maldonado

Había visitado a sus hijos en Maipú, a quienes dejó hace ocho años para irse a vivir con Paola, su amante. Se despidió con un abrazo y un beso sonriente de la pequeña Carolina (12). En tanto, de Nelson (18) sólo recibió un apretón de manos, acompañado de un: «Chao, papá». Así, Nelson Iván Araya terminaba un domingo más.
«Pa’ variar había peleado con la Isabel, mi ex esposa», explica y recuerda Nelson Iván. Como a las nueve de la noche se subió a su moto rumbo a su departamento en Macul. Iba por Avenida Pajaritos cuando empezó a llorar. Sentía tristeza por poder ver a sus hijos sólo una vez a la semana, que el mayor a penas lo saludara, y frustración por sentirse un fracasado en el amor. Pero ocultó sus lágrimas bajo un casco azul que combinaba con la moto Takasaki. Se detuvo en un Full Market y, cuando se quitó la máscara redonda para pagar una coca-cola light, el cajero le dijo: «Compadre, los problemas pasan, trate de estar tranquilo si anda en moto».
Así debía ser. Nelson se subió a la Takasaki pensando en lo que le habían dicho. «Voy a llegar a bañarme y me acuesto», pensó. Tomó el volante y echó a andar su moto a 70 kilómetros. Casi llegando al Mall Plaza Oeste divisó el próximo semáforo en verde. «Por esos lados siempre asaltan a gente, quiebran vidrios a los autos, qué sé yo. Me pasé cualquier película, así es que aceleré pa’ no quearme ahí», cuenta Nelson. Avanzó sin despegar la vista del semáforo, sólo pensaba en sus hijos, en la ducha y en su cama, cuando de repente sintió un golpe. «Como que me hubieran tomado de la cintura y volé hacia delante. ¡Iba aleteando en el aire!», relata el hombre, moviendo sus brazos.
Al caer, su cabeza pegó tres veces en el suelo y, tirado a dos metros de la Takasaki, vio al culpable: un perrito a la orilla de la calle aullando intentaba pararse. Los autos que pasaban por el lugar seguían su camino. Entonces, Nelson recordó la película Ghost y se decía: «¿No estaré muerto y nadie me ve?». Y mientras buscaba el túnel negro, un ruido lo trajo a la vida. Era otro motociclista quien lo ayudó a ponerse de pie y lo subió a la moto. Entre quejidos Nelson le dio la dirección de sus hijos. Pero apenas podía manejar, sólo seguía al extraño que lo llevaba por unas calles desconocidas. Herido, pensó en dos posibilidades: «Me robaban la moto o me violaban». Pero, afortunadamente, el hombre lo llevó hasta la casa de los niños.
Nelson fue operado de su pierna izquierda y estuvo dos meses con licencia. Al año, terminó con Paola y hoy, sólo espera recuperar uno de sus tesoros más preciados. No es la moto, pues se compró una Takasaki 150. Pero no entiende por qué su hijo mayor sale todos los domingos con su polola. Nelson no lo ve hace casi seis meses.

Comentarios»

1. M Ignacia Labbe - octubre 5, 2007

Me gusto mucho el foco de la historia. Creo que recogiste buenas citas y escogista las adecuadas. Además considero que está bien utilizada la estructura dramática y el titulo se relaciona muy bien con la bajada y artículo.

2. Edgar - octubre 8, 2007

Me gusto como fue contada la historia.
Creaste un ambiente muy palpable, y eso se agradece. Y en cuanto a las citas, también me parece que son atractivas.

Saludos😉

3. Natalia Urrutia - octubre 8, 2007

Me gustó mucho que las frases que elegiste me mostraran lo que el sintió. Me dejaron la impresión de todo lo rápido y confuso que fue.
Además es genial lo que te dijo el entrevistado, sobre las cosas que pasaba por su mente. Además el detalle de lo que dijo el encargado del full market le da cierto punto de tensión a la historia. Me gustó.

4. Matías Salazar - octubre 8, 2007

Sí, super buena, explotaste lo conmovedor y lo trágico con precisión y brevemente, con harta incertidumbre y suspenso. A pesar que lo de la “amante” no tiene una directa relación con el accidente, intensifica la atmósfera de tragedia que tiene la historia.

5. C.C - octubre 10, 2007

Me gusta la forma en que describiste el accidente, y en general como está contada la historia, hay una buena elección de las citas.
El foco de la historia me pareció interesante, y hace que la historia también sea atrayente.
Buen artículo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: