jump to navigation

De La Estrella a Portal Lyon noviembre 7, 2007

Posted by jpgarnham in In media res, Laura Vicente.
trackback

Carlos es un joven de familia sin recursos y residente de la población La Estrella. Combinando estudios y años de trabajo ha logrado salir de la pobreza y convertirse en empresario.
Por Laura Vicente

Salió de la pobreza para trabajar y pagarse sus estudios. Alcanzó su sueño: dedicarse al Hip Hop y ser empresario. Carlos es un santiaguino de 23 años que vive en una población al sur de la capital chilena, en La Estrella, “donde mataron al paco este 11 de septiembre” señala él. A pesar de vivir en una población de la capital, hoy día se está pagando la carrera de Publicidad además de aportar económicamente en su casa y de trabajar en lo que realmente le gusta: el Hip Hop.
A los 16, Angelo, de 28 años y propietario de “Kings” una tienda de ropa Hip Hop, le dio la posibilidad de trabajar en ella. Carlos aceptó pero en ningún momento dejó de lado sus estudios. “Son necesarios para ser alguien y salir de la pobreza”, señala Carlos. Al cumplir los veinte, Angelo le propuso que fuese su socio, que la tienda pasara a ser de ambos, y Carlos también aceptó pero tampoco quiso dejar de lado sus estudios universitarios de Publicidad, que ya se estaba costeando él mismo.
“Kings” se halla en Portal Lyon, en el local 77, donde trabajan ambos de lunes a sábado. Es una tienda de no más de 30 metros cuadrados. Rosa fucsia, verde, azul, amarillo y maderas pintadas de blanco y colocadas horizontalmente visten las paredes del local, además de gorras y zapatillas colocadas en ellas. Posee una iluminación tenue que enfoca las prendas de los estantes y las colocadas en las paredes. Letras de gangster rap ponen la nota musical.
Ambos pasan el día en la tienda. “Ganándose la plata honestamente”, dice Angelo. “Y al mismo tiempo, difundimos el Hip Hop”, añade Carlos. En ella venden anchas camisetas y pantalones, además de zapatillas de basket y gorras.
Carlos lleva en el movimiento Hip Hop desde los doce años, rapeando en las calles de La Estrella. La vida de Carlos allí nunca ha sido comparable a la vida en pleno centro de Santiago. “Tú veís casas para cuatro personas donde viven quince”, señala.
Carlos se siente orgulloso de ver hasta dónde ha llegado tras contemplar de dónde venía. “Soy de familia muy pobre, pero a mis 23 años he conseguido ser uno de los dueños de esta tienda, no tengo jefe y me pago mis estudios además de aportar dinero en mi casa”, señala él.
Para Carlos, llegar hasta ahí no ha sido sólo cuestión de suerte, sino de mucho sacrificio. “Combinar estudios y trabajo no es fácil y la plata me tiene que alcanzar siempre, al menos, para pagarme la carrera”.
Con una cierta sonrisa sin alegría señala: “Cada día me convenzo más de que si uno no hace nada para salir de su pobreza, nadie más lo va a hacer por él. Nadie te va a decir toma, come… no”.

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: